¿Qué tipo de amigos tienes?

amigos amistad amistades buenas amistades buenos amigos la amistad los amigos son como hermanos se amiga se amigo unidos vida cristiana

¿Qué tipo de amigos tienes? Cuando somos niños llamamos amigos a todo el mundo prácticamente, ya en la adolescencia vamos poco a poco escogiendo las amistades, ya cuando llegamos a una edad adulta, generalmente ese grupo se ha reducido considerablemente.

El amor recíproco y desinteresado es una de las características de la amistad que en la Biblia se nos describe. Hoy yo quiero mostrarte un verdadero ejemplo de amistad a través de el siguiente relato en donde Jesús y 4 amigos son los protagonistas.

Marcos 2:1-12: Después de algunos días, Jesús regresó a Capernaum. El rumor de su llegada se corrió por los alrededores y se presentó una multitud en la casa donde estaba hospedado. Tan grande fue el número de personas que no cabía nadie más y muchos se quedaron en la puerta. “Y les predicaba la palabra”. Ya fuera por interés o necesidad, la gente quería ver más milagros suceder

Llegaron cuatro hombres cargando a un paralítico y cuando se dieron cuenta de que era imposible entrar a la casa y llegar al Señor, hicieron un agujero en el techo de la casa y bajaron a su amigo.

Al observar la fe de ellos, Jesús dijo: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Pero a los escribas presentes no les agrado para nada que Jesús le dijera que sus pecados habían sido perdonados, le acusaron de blasfemia y preguntaron: “¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?”

Quizás te preguntaras ¿Y que es un escriba? En esos tiempos, poca gente sabia leer y escribir. Un escriba era una persona que se especializaba en trabajos relacionados con la escritura de documentos. En la época del Señor Jesús también se les conocía como “doctores de la ley”, con el tratamiento oficial de rabí o rabino. Su función era enseñar las Escrituras y las tradiciones.

Pero a pesar de su profundo conocimiento de las escrituras, Jesús los llamo hipócritas porque no vivían lo que enseñaban, porque conocían de principio a fin la ley pero no practicaban el amor y la misericordia.

 Entonces Jesús aprovechando su presencia y para que fueran testigos en carne propia y para mostrarles que él tenía poder para perdonar pecados en la tierra, dijo al hombre: “Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa”. El hombre se levantó en seguida, tomó su camilla y se fue caminando. Por supuesto, todos los allí presentes se asombraron y glorificaron a Dios.

¿Se imaginan este milagro en el tiempo presente? No solo lo hubiera visto la multitud allí presente, sino que estoy seguro de que alguien allí usaría su teléfono inteligente y hubiera transmitido en vivo el milagro. Hubiera sido un video “viral” con miles y miles de compartidos con iguales comentarios y reacciones al respecto.

Sin lugar a duda, este milagro les comprobó que Jesucristo era el hijo de Dios. Tenían razón los escribas. Sólo Dios puede perdonar pecados, pero ignoraban que Jesucristo es Dios. Parece que hasta ellos se asombraron por este milagro.

¿Pero sabes que fue tan impresionante como el milagro? La fe, el amor y la valentía de estos 4 hombres que no permitieron que nada los detuviera para llegar hasta donde Jesús y que el recibiera su milagro. Este es el tipo de amigos que yo quisiera tener.



Older Post Newer Post


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

¿Qué tipo de amigos tienes?

¿Qué tipo de amigos tienes? Cuando somos niños llamamos amigos a todo el mundo prácticamente, ya en la adolescencia vamos poco a poco escogiendo las amistades, ya cuando llegamos a una edad adulta, generalmente ese grupo se ha reducido considerablemente.

El amor recíproco y desinteresado es una de las características de la amistad que en la Biblia se nos describe. Hoy yo quiero mostrarte un verdadero ejemplo de amistad a través de el siguiente relato en donde Jesús y 4 amigos son los protagonistas.

Marcos 2:1-12: Después de algunos días, Jesús regresó a Capernaum. El rumor de su llegada se corrió por los alrededores y se presentó una multitud en la casa donde estaba hospedado. Tan grande fue el número de personas que no cabía nadie más y muchos se quedaron en la puerta. “Y les predicaba la palabra”. Ya fuera por interés o necesidad, la gente quería ver más milagros suceder

Llegaron cuatro hombres cargando a un paralítico y cuando se dieron cuenta de que era imposible entrar a la casa y llegar al Señor, hicieron un agujero en el techo de la casa y bajaron a su amigo.

Al observar la fe de ellos, Jesús dijo: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Pero a los escribas presentes no les agrado para nada que Jesús le dijera que sus pecados habían sido perdonados, le acusaron de blasfemia y preguntaron: “¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?”

Quizás te preguntaras ¿Y que es un escriba? En esos tiempos, poca gente sabia leer y escribir. Un escriba era una persona que se especializaba en trabajos relacionados con la escritura de documentos. En la época del Señor Jesús también se les conocía como “doctores de la ley”, con el tratamiento oficial de rabí o rabino. Su función era enseñar las Escrituras y las tradiciones.

Pero a pesar de su profundo conocimiento de las escrituras, Jesús los llamo hipócritas porque no vivían lo que enseñaban, porque conocían de principio a fin la ley pero no practicaban el amor y la misericordia.

 Entonces Jesús aprovechando su presencia y para que fueran testigos en carne propia y para mostrarles que él tenía poder para perdonar pecados en la tierra, dijo al hombre: “Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa”. El hombre se levantó en seguida, tomó su camilla y se fue caminando. Por supuesto, todos los allí presentes se asombraron y glorificaron a Dios.

¿Se imaginan este milagro en el tiempo presente? No solo lo hubiera visto la multitud allí presente, sino que estoy seguro de que alguien allí usaría su teléfono inteligente y hubiera transmitido en vivo el milagro. Hubiera sido un video “viral” con miles y miles de compartidos con iguales comentarios y reacciones al respecto.

Sin lugar a duda, este milagro les comprobó que Jesucristo era el hijo de Dios. Tenían razón los escribas. Sólo Dios puede perdonar pecados, pero ignoraban que Jesucristo es Dios. Parece que hasta ellos se asombraron por este milagro.

¿Pero sabes que fue tan impresionante como el milagro? La fe, el amor y la valentía de estos 4 hombres que no permitieron que nada los detuviera para llegar hasta donde Jesús y que el recibiera su milagro. Este es el tipo de amigos que yo quisiera tener.

{ "name": "Posts", "settings": [ { "type": "checkbox", "id": "blog_show_author", "label": "Show author", "default": true }, { "type": "checkbox", "id": "blog_show_date", "label": "Show date", "default": true } ] }
/* hide tags on on article pages */ .article-meta a { display:none; }