¿Que depositas en los pensamientos de tus hijos?

“Cada día de nuestras vidas hacemos depósitos en los bancos de memoria de nuestros hijos”.Charles R. Swindoll¨

Proverbios 18:21: La lengua puede traer vida o muerte;  los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

¿Qué significa esto? Que tus palabras tienen poder, tus palabras, emocional y espiritualmente, pueden traer vida o muerte a tus hijos. 

Las palabras no se las lleva el tiempo, las palabras nos marcan para bien o para mal. ¿Recuerdas alguna ocasión cuando eras niño que tus padres, un maestro o algún otro niño te hirió con sus palabras? Si, yo también. 

Por eso debemos ser cuidadoso en que y como le hablamos a nuestros hijos. Es fácil notar en la expresión de un niño cuando está triste, decepcionado, de mal humor o por el contrario, alegre, emocionado, lleno de vida.

Las palabras no se las lleva el tiempo, las palabras nos marcan para bien o para mal. ¿Recuerdas alguna ocasión cuando eras niño que tus padres, un maestro o algún otro niño te hirió con sus palabras? Si, yo también. 

Por eso debemos ser cuidadoso en que y como le hablamos a nuestros hijos. Procura bendecirlos con tus palabras, decirles cuantos los amas, cuan valiosos son, cuan inteligentes y llenos de habilidades. Incluso, podemos corregirlos y disciplinarlos sin tener que herirlos con palabras.

Así que hoy te invito a reflexionar, Le doy vida con mis palabras a mis hijos? Si la respuesta es no, hoy es el día para cambiar eso. Dios, tus hijos y sus futuras generaciones te lo agradecerán.



Older Post Newer Post


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

¿Que depositas en los pensamientos de tus hijos?

“Cada día de nuestras vidas hacemos depósitos en los bancos de memoria de nuestros hijos”.Charles R. Swindoll¨

Proverbios 18:21: La lengua puede traer vida o muerte;  los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

¿Qué significa esto? Que tus palabras tienen poder, tus palabras, emocional y espiritualmente, pueden traer vida o muerte a tus hijos. 

Las palabras no se las lleva el tiempo, las palabras nos marcan para bien o para mal. ¿Recuerdas alguna ocasión cuando eras niño que tus padres, un maestro o algún otro niño te hirió con sus palabras? Si, yo también. 

Por eso debemos ser cuidadoso en que y como le hablamos a nuestros hijos. Es fácil notar en la expresión de un niño cuando está triste, decepcionado, de mal humor o por el contrario, alegre, emocionado, lleno de vida.

Las palabras no se las lleva el tiempo, las palabras nos marcan para bien o para mal. ¿Recuerdas alguna ocasión cuando eras niño que tus padres, un maestro o algún otro niño te hirió con sus palabras? Si, yo también. 

Por eso debemos ser cuidadoso en que y como le hablamos a nuestros hijos. Procura bendecirlos con tus palabras, decirles cuantos los amas, cuan valiosos son, cuan inteligentes y llenos de habilidades. Incluso, podemos corregirlos y disciplinarlos sin tener que herirlos con palabras.

Así que hoy te invito a reflexionar, Le doy vida con mis palabras a mis hijos? Si la respuesta es no, hoy es el día para cambiar eso. Dios, tus hijos y sus futuras generaciones te lo agradecerán.

{ "name": "Posts", "settings": [ { "type": "checkbox", "id": "blog_show_author", "label": "Show author", "default": true }, { "type": "checkbox", "id": "blog_show_date", "label": "Show date", "default": true } ] }
/* hide tags on on article pages */ .article-meta a { display:none; }